Lic. Rita Giardino, Psicóloga

Consultorio en Charcas al 3100,

Palermo- Barrio Norte

a 2 cuadras del Subte. D

 

cel: 156-149-6604       TE: 4588-3919

ritagiardino@yahoo.com.ar

 

Siguenos en Linkedin      

  

              

              Psicóloga

                         Gestalt y Cognitivo Conductual

                    EMDR

 

Lic. Rita Giardino

MN: 42385

 

Psicología

Artículos Breves:

 

- Sus pensamientos y

                  su estado de ánimo...

 

- ¿Frustración y Tristeza?...

 

- Manipulación

                  y Chantaje Emocional...

 

- Recomenzar...

 

- Comportamiento,

       Impulsos Incontrolables...

 

- Síntomas y causas de Estrés...

 

- Fobia Social (Timidez)...

 

- Depresión ¿cómo salir?...

 

- Test Depresión...

 

- Decir NO...

 

- Más sobre EMDR...

 

 

Oración de la Gestalt

Yo soy Yo
Tú eres Tú.
Yo no estoy en este mundo para cumplir tus expectativas.
Tú no estás en este mundo para cumplir las mías.
Tú eres Tú.
Yo soy Yo.
Si en algún momento o en algún punto nos encontramos
será maravilloso.
Si no, no puede remediarse.
Falto de amor a Mí mismo
cuando en el intento de complacerte me traiciono.
Falto de amor a Ti
cuando intento que seas como yo quiero
en vez de aceptarte como realmente eres.
Tú eres Tú y Yo soy Yo.

Fritz Perls

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

AHORA

 

Ahora de ahora

de este sol

de esta luna

de este día o esta noche.

 

Hubo muchos ahora

el de ayer

el de mañana

estos dos

fueron amargura, soledad y dolor.

 

El ahora de ahora

es plano, sonriente

no sufre, disfruta

cuando muere la muerte

 solo quedan

ahoras de ahora.

 

Ivan de los Santos

Inicio        Curriculum        Atención PSI     Grupos      Artículos       Contacto       Blog        Links   

 

Psicología dinámica para superar problemas,

conflictos internos y vinculares

 

Darse Cuenta en el Aquí y Ahora 

 

 

En mi actividad como psicóloga me dedico a la atención en consultorio privado de pacientes adultos.

Las consultas psicológicas más frecuentes son sobre depresión, estrés, angustia, crisis, problemas de vínculos, divorcios, autoestima, inseguridad, dependencia, sometimiento, vacío interior, etc.

En el enfoque gestáltico trabajamos para el desarrollo de la autonomía, la libertad de ser y los autoapoyos.

 

Mi formación de grado como psicóloga es Cognitivo Conductual, tengo un Posgrado en Psicoterapia Gestalt y formación en la terapia breve de avanzada EMDR. También egresé como Psicóloga Social.

 

Soy fundadora y directora de la Biblioteca de Psicología www.bibliotecapsicologia.org desde 2004.

 

Atención de Prepagas por reintegro (OSDE, Galeno, Swiss Medical, L.Pasteur, etc.)

 

Consultorio en Charcas al 3100, Palermo - Barrio Norte, Ciudad de Buenos Aires

TE: (011) 4588-3919, cel. 156-149-6604

email: ritagiardino@yahoo.com.ar

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Artículos:

 

PSICOLOGÍA DE LA GESTALT (Investigación Bibliográfica)

 

En la terapia gestalt el paciente aprende a utilizar el 'darse cuenta' de sí mismo, como un

organismo total que es. Aprende a confiar en sí mismo; así obtiene el desarrollo óptimo de

su personalidad, dándose soporte a sí mismo.

En la terapia reorganizamos paso a paso las partes desunidas de la personalidad del paciente, hasta que éste logre tomar fuerzas para que él mismo y por sí solo obtenga su propio conocimiento. El paciente se sirve del terapeuta como de un espejo, espera de él exactamente lo que no puede movilizar por sí mismo.

 

Nada existe sin tener en cuenta el concepto del aquí y el ahora. Para sentir, experimentar

este aquí y ahora en las vivencias, se comienza a trabajar con sensaciones, con la

experiencia sensorial del paciente; esta es la división fenomenológica de la terapia gestalt.

El pasado es una memoria que tenemos en el presente, y el futuro es una fantasía que también tenemos en el presente...

Ver Artículo completo

 

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

 

¿Qué es la Terapia Cognitivo Conductual?

 

  La intervención terapéutica en Terapia Cognitivo-Conductual se estructura en tres  pasos. El primero contempla la evaluación cuidadosa del caso, se refiere al  momento de formular hipótesis explicativas acerca de los problemas que trae la  persona y trazar los objetivos del tratamiento. Esas hipótesis conducen a la segunda  fase, la intervención propiamente dicha, vale decir, el empleo de técnicas  terapéuticas orientadas al logro de los objetivos planteados. Finalmente, la tercera  fase, el seguimiento, consiste en la evaluación de la aplicación de programa  terapéutico y la realización de los ajustes necesarios para el mantenimiento de los  cambios. Ver Artículo completo

 

 

DEPRESIÓN

 

 ¿Cómo salir?

Lo más frecuente es que el paciente con depresión se siente tan débil y vulnerable que está convencido de que no puede salir de esa situación por sus propios medios.

En algunos casos incluso, se requiere medicación.

Y en todos los casos se requiere Psicoterapia.
Actualmente las Psicoterapias Gestalt y Cognitivo Conductual son las que han demostrado resultados efectivos en el tratamiento de estos pacientes.
Se basan en el desarrollo de los recursos desconocidos o adormecidos del paciente, en ampliar su campo de percepción y sus fortalezas psicológicas.
La solución No es adaptarse a lo que pasa, sino crearse a sí mismo protagonista de lo que pasa, asumiendo la responsabilidad de la propia vida.

Mi propuesta terapéutica, para estos casos, es de una sesión por semana, por un plazo mínimo de 6 meses y máximo de 1 año
.

 

Ver más.....>

 

 

 

Conferencia psicologa Rita Giardino  Taller Gestalt Psicologa Rita Giardino

 

psicólogas, psicólogos, psicoterapia, psicología, psicoanálisis, consultorio

 

Lic. Rita Giardino, Psicóloga - Copyright 2015
Buenos Aires - Argentina


cel. 156-149-6604

TE: 4588-3919
ritagiardino@yahoo.com.ar

 

contador de visitas
Contador de visitas
Diseño web sevilla
  psicologa Rita Giardino

PSICOLOGÍA DE LA GESTALT (Investigación Bibliográfica)

Lic. Rita Giardino, Psicóloga

ritagiardino@yahoo.com.ar

 

INTRODUCCIÓN

 

La terapia gestalt es un modelo de psicoterapia que percibe los conflictos y la conducta

social inadecuada como señales dolorosas creadas por polaridades o por dos elementos del proceso psicológico. Conflicto que puede ser de naturaleza interna al individuo o puede manifestarse en la relación interpersonal entre dos personas. Con independencia de su localización, el tratamiento consiste en la confrontación entre los elementos incongruentes o bipolares de la personalidad o de la relación interpersonal.

 

Perls enfatizaba en su programa de formación en Terapia Gestalt, la importancia de que el terapeuta conservara su ego como parte activa del modelo de trabajo que utilizaba. La

terapia gestalt es una psicoterapia existencial porque se habla de ser y no del tener.

 

En la terapia gestalt el paciente aprende a utilizar el 'darse cuenta' de sí mismo, como un

organismo total que es. Aprende a confiar en sí mismo; así obtiene el desarrollo óptimo de

su personalidad, dándose soporte a sí mismo.

En la terapia reorganizamos paso a paso las partes desunidas de la personalidad del paciente, hasta que éste logre tomar fuerzas para que él mismo y por sí solo obtenga su propio conocimiento. El paciente se sirve del terapeuta como de un espejo, espera de él exactamente lo que no puede movilizar por sí mismo.

 

Nada existe sin tener en cuenta el concepto del aquí y el ahora. Para sentir, experimentar

este aquí y ahora en las vivencias, se comienza a trabajar con sensaciones, con la

experiencia sensorial del paciente; esta es la división fenomenológica de la terapia gestalt.

El pasado es una memoria que tenemos en el presente, y el futuro es una fantasía que también tenemos en el presente.

 

Una de las principales diferencias entre la terapia gestalt y otras corrientes de psicoterapia

es que en la primera no se analiza; es un enfoque existencial, lo que significa que no nos

ocupamos solamente de síntomas o de analizar la estructura del carácter, sino que además trabajamos la existencia total del individuo.

 

El simbolismo de los sueños es individual, personal. En los sueños aparecen las partes

alienadas de la personalidad, las partes que rechazamos en nosotros mismos. Al revivirlos en el presente logramos integrar en nosotros mismos las partes alienadas.

 

Perls decía que, como método psicoterapéutico, la terapia gestalt debería aplicarse en forma grupal; para él la psicoterapia individual era una excepción y no la regla.

 

Este enfoque de terapia desconfía del valor que puedan tener las soluciones verbales e intelectuales al enfrentarse con los conflictos emocionales; si el problema, conflicto o trastorno del ser humano reside en sentir emociones, entonces el individuo tiene que confrontar el sentimiento, el cual no es precisamente verbal ni intelectual, sino emocional.

 

La Gestalt pone el énfasis en sentir, vivenciar, descubrir y explorar; solamente después de vivir estos procesos psicológicos cobran importancia otros como pensar, conceptualizar y comprender.

El principio básico de la teoría humanista es que los cambios que se facilitan con la acción

terapéutica ocurren como resultado de un proceso vivencial, en el que los significados

ímplícitos se sitúan en el darse cuenta, en estar alerta, en la toma de conciencia.

 

La distancia terapeuta - paciente ha ido progresivamente modificándose y acortándose,

llegando finalmente a la relación de persona a persona que se establece en el modelo

existencial - humanístico. Ambos principios -la toma de conciencia y la participación del

terapeuta- reflejan el foco de atención denominado por los existencialistas el fenómeno de

la experiencia inmediata del hombre.

El psicodrama y la terapia gestalt concuerdan en el valor terapéutico que tiene la

interpretación de roles, especialmente como técnica que sirve para ayudar a la gente a sacar a 'flor de piel' sus proyecciones.

La terapia gestalt considera la relación presente que se da entre el facilitador - paciente como el eje del proceso terapéutico: el terapeuta gestalt evita hacer uso de tácticas que pueden obscurecer al paciente en su identidad real.

La revolución humanística considera la psicoterapia como un medio para hacer crecer el

potencial humano. En la terapia gestalt la persona aprende a servirse de todos sus sentidos internos y externos, llegando así a ser auto - responsable y dándose auto - soporte. Esta terapia ofrece la auto - realización al individuo sirviéndose de experimentos (vivencias) que enfatizan la toma de conciencia dirigida hacia el aquí y el ahora.

 

La terapia gestalt toma en cuenta el campo bio - psico - social en su totalidad, incluyendo

como parte básica la interacción organismo - ambiente. Utiliza variables fisiológicas,

sociológicas, cognitivas y motivacionales, aunque considera la experimentación, el hacer, el vivir y el sentir, como eje primario del proceso terapéutico. Lo que origina el cambio no es tanto el incremento del darse cuenta en general, como el aumentar la capacidad o habilidad de estar alerta.

La clase de conocimiento que la terapia gestáltica enseña se refiere a cómo una persona

distrae su atención del mundo sensorial de la experiencia inmediata.

La persona sometida a terapia gestáltica puede llegar a analizar el proceso que sirve de soporte o apoyo a su conducta insatisfecha o inconclusa, de esta forma adquiere la capacidad de incrementar su toma de conciencia a futuro.

El único deber (moral) en el encuentro psicoterapéutico aceptado por la terapia gestáltica es que el individuo debe darse cuenta, porque la única moral está basada en las necesidades del organismo; en esta terapia no se tiene una visión de qué conducta es más adecuada para una persona en particular en un tiempo específico.

Perls era explícito al considerar al individuo como capaz de poder proporcionarse su auto -soporte y no lo percibía como alguien frágil o que necesitaba protección para darse cuenta de la realidad interna o externa.

En terapia gestáltica el individuo puede aprender desde el primer encuentro experimental y no necesita una larga maduración de la relación terapéutica.

 

ORÍGENES DE LA TERAPIA GESTALT

 

Los guestaltistas en vez de buscar elementos mentales prefirieron estudiar las

configuraciones y patrones naturales que aparecen en la experiencia directa.

La palabra Gestalt se refiere a una entidad específica concreta, existente y organizada que posee un modelo o forma definida, gestalt significa cómo se perciben en la mente los

objetos conocidos en la vida diaria. Cuando se crea una gestalt se experimenta un rápido

insight, surge el darse cuenta, se comprende y se aprende (el verdadero insight se

caracteriza por la reproducción de una nueva conducta).

 

Un concepto básico de la terapia gestáltica es el campo psicofísico que se compone del 'yo' y el 'medio ambiente' conductual. Otro es el de 'figura - fondo' y las leyes de la prägnanz y del cierre.

El campo psicofísico determina la conducta, significa lo que por naturaleza es tanto

psicológico como físico. Dentro del campo psicofísico se encuentran los determinantes de

las conductas que constituyen el yo y los determinantes externos compuestos del medio

ambiente conductual; del yo forma parte mi ropa, mi familia, mi país. El medio ambiente

conductual se refiere a todo lo que es experiencia o conocimientos concientes, se determina por la distribución de fuerzas en el medio físico o geográfico.

El campo o experiencia consciente, es decir, el medio ambiente conductual se descompone en figura y fondo. Un todo organizado como una figura siempre será o llegará a ser tan regular, simétrico, simple y estable como lo permitan las condiciones prevalentes; ésta es la

Ley de la Pregnancia. Un problema no resuelto o una tarea específica no aprendida es una gestalt incompleta que origina tensión; al resolver el problema se efectúa el cierre y se descarga la tensión. El discernimiento significa la solución repentina a un problema,

contrasta con el aprendizaje por ensayo - error en que la solución a un problema se aprende gradualmente y no de una forma repentina.

De acuerdo con Perls existen dos necesidades fundamentales en el ser humano: la

necesidad de sobrevivir y la necesidad de crecimiento. Llenando estas dos necesidades, nuestra percepción está dirigida a proporcionar un significado a la situación. La manera en que captamos un objeto es relativa a la forma que acabamos de ver con anterioridad.

En esta configuración, existe un centro de interés que se conoce como figura, mientras que el resto del campo toma la forma de fondo.

 

Uno de los principios más valiosos de la terapia gestáltica es que todas las conductas se

encuentran gobernadas por el principio de homeostasis, o adaptación. En términos

psicológicos, este proceso sirve para que logremos alcanzar nuestras necesidades

personales percibidas, estableciendo contacto con fuentes humanas y físicas de las cuales la persona espera lograr ayuda para completar sus necesidades.

Si una persona padece de un trastorno incontrolable en su proceso homeostático, se sentirá incapaz de enfocar sus necesidades dominantes, también se sentirá incapaz de controlar el  medio y no logrará enfrentarse a él. La persona neurótica ha perdido su habilidad para organizar su conducta de acuerdo a una jerarquía de necesidades.

 

Otro término es la catexis, que se refiere a la actitud repelente/atrayente (polaridad) del

individuo sobre las cosas de su medio que le ofrecen esperanza y promesa, por un lado, y

temor o terror, por otro. El contacto y la retirada son las dos formas opuestas con las que nos acercamos a los acontecimientos psicológicos; ninguno de ellos es por sí solo bueno o malo; lo mismo se aplica en el caso de los objetos catetizados, sean positivos o negativos no son ni buenos ni malos.

En la neurosis el proceso corriente de vida cotidiana se interrumpe, debido a que el ritmo o el ciclo de contacto - retirada se rompe, sin llegar el neurótico a distinguir entre las formas de catexis mencionadas, la positiva y la negativa.

Generalmente el organismo se sirve de uno o más de los mecanismos de defensa

psicoanalíticos o resistencias guestálticas que se utilizan para enfrentarse con el problema de la neurosis. Entre los mecanismos se cuentan la introyección, la proyección, la confluencia  y la retroflexión.

 

BASES DE LA TERAPIA GESTALT

 

Hay tres premisas que fundamentan la Gestalt como una terapia con sus aplicaciones en el campo de la Psicología Clínica.


1ª. El darse cuenta: sólo cuando el individuo se da cuenta de lo que hace y de cómo lo hace podrá cambiar su conducta.
2ª. La homeostasis: proceso mediante el cual el organismo interactúa con el ambiente para mantener el equilibrio.
3ª. El contacto: es imprescindible para el crecimiento y el desarrollo del ser humano.

 

DARSE CUENTA

 

El darse cuenta es la capacidad que tiene cada ser humano para percibir lo que está sucediendo, aquí y ahora, dentro de sí mismo y del mundo que le rodea.
Dentro de esta experiencia en el aquí y el ahora, se pueden distinguir tres tipos de darse cuenta, que se denominan como "áreas del darse cuenta" o "zonas de contacto".

 

a) El darse cuenta del mundo o zona externa

Se relaciona con el contacto sensorial. Nos permite ponernos en contacto con los objetos y acontecimientos del mundo que nos rodea, de todo aquello que está fuera y de lo que ocurre más allá de nuestra piel.
Fórmulas: "Yo veo, toco, oigo, huelo,..."; "yo percibo, aquí y ahora,...";...

 

b) El darse cuenta de sí mismo o zona interna

Comprende todas aquellas sensaciones y sentimientos que ocurren dentro de nosotros. Nos permite ponernos en contacto con nosotros mismos.
Fórmulas: "Yo siento, me siento..."; "yo siento, aquí y ahora,...";...
Para ponerse en contacto con uno mismo es conveniente hacerse las siguientes preguntas: ¿qué estoy sintiendo?, ¿dónde lo estoy sintiendo?, ¿cómo lo estoy sintiendo?.

 

c) El darse cuenta de la fantasía o zona intermedia

Incluye toda la actividad mental (pensar, imaginar, recordar, planificar,...). Nos permite ponernos en contacto con nuestras fantasías.
Fórmulas: "Yo pienso, imagino, recuerdo, deseo,..."; "yo pienso, aquí y ahora,...";...

 

HOMEOSTASIS

 

Ningún organismo es autosuficiente, sino que en todo momento forma parte de un campo que lo incluye tanto a él como a su ambiente.
Este equilibrio homeostático (o proceso de autorregulación) es sinónimo de salud, puesto que si el organismo permanece en estado de desequilibrio con su entorno durante mucho tiempo enferma, al no poder satisfacer sus necesidades.

 

CONTACTO

 

Cada persona tiene su espacio vital dentro del cual, y dependiendo del momento, puede recibir o abrirse a determinadas personas, pero nadie puede invadir su espacio. Si esto ocurre, nos sentimos amenazados en nuestra integridad e individualidad.
Cuando hacemos demasiado hincapié en sostener rígidamente ese espacio vital, corremos el riesgo de reducir el contacto con los demás. Esta reducción del contacto conduce al hombre a la soledad que, sin embargo, elige como opción más segura y menos generadora de angustia. La mayoría de las veces esta reducción del contacto se realiza por temor o miedo y, aunque el deseo de contactar con los demás sea grande, ese temor que sentimos cuando alguien se acerca nos impide retirar nuestros límites y abrirnos.
Cuando sucede lo contrario, es decir, cuando nuestro yo está en continuo contacto con el mundo, mostrando una extraversión compulsiva, se pierde esa intimidad creativa y de concentración, diluyéndose los límites del yo, haciéndose a veces difícil distinguir entre el ambiente y el yo.

 

EL TRABAJO GUESTÁLTICO

 

El objetivo de un encuentro guestáltico es descubrir e incrementar el darse cuenta; no está diseñado para lograr una catarsis, aunque si la expresión es honesta no se interfiere con ella.
El terapeuta se centra en el "qué" y "cómo". Qué y cómo proceden de la observación exacta, por qué conduce a la especulación.

Pasos por los que atraviesa un experimento o trabajo guestáltico:

 

1º) Preparación del campo de trabajo.

a) Tener la voluntad de explorar la perspectiva de la otra persona.

b) No interrumpir a la persona, sino permitirle que desarrolle los sentimientos e ideas que espontáneamente surjan en él, en ese momento, con el propósito de entender más plenamente que está sucediendo con el paciente.


2º) Negociación o consenso entre el terapeuta y el paciente.

a) Hacer saber al paciente que la terapia guestáltica implica experimentación.
b) Que el paciente acceda a llevar a cabo la experimentación.
c) Hacer notar al paciente que no está solo en este proceso, sino que el terapeuta lo acompaña en su aventura.

 

3º) Generación de autoapoyo tanto para el paciente como para el terapeuta.

El terapeuta debe establecer las condiciones tanto en su cuerpo como en el ambiente, que den un apoyo óptimo para él y para el paciente (cuidar su posición, su respiración, así como los distractores potenciales; de tal manera que todo lo que de él emane esté bien fundamentado y plenamente basado en su organismo total).
 

4º) Exploración del nivel del darse cuenta.

Sólo cuando el terapeuta puede atender a la conducta no verbal del paciente y, casi en forma simultánea, a sus propias sensaciones, será capaz de tener una figura clara de lo que está sucediendo con él y con el paciente.
 

5º) Graduación y selección del experimento.

a) Focalización (da el proceso y la dirección de la sesión terapéutica) y Tema (da el contenido de la misma). Un tema traerá a colación otro y otro, de entre los que el terapeuta escogerá el que considere más importante.

b) Graduar el nivel de dificultad del experimento, para alcanzar el nivel óptimo de ejecución para el paciente en ese momento.
 

6º) Localizar y movilizar la energía congelada en el paciente.

Encontrar dónde está activada la energía del paciente o dónde está estancada (por lo general, una persona va a tener la necesidad de sacar a flote áreas de su vida en las que ha invertido grandes cantidades de energía o donde, por el contrario, siente una carencia de esta).

 

7º) Focalización.

Para poder desarrollar un experimento o trabajo terapéutico se necesita encontrar un suceso que necesite seguimiento o ser trabajado. La focalización será la que defina el proceso a llevar a cabo y la dirección que este tendrá durante la sesión terapéutica.
 

8º) Actuación.

Actuar la situación inconclusa que está emergiendo en la conciencia generalmente conlleva un alto grado de ansiedad, que tiene la posibilidad de expresarse libremente dentro de la actuación, lo que favorece que la energía antes bloqueada pueda al fin expresarse. Este paso puede realizarse o sustituirse por distintas técnicas a elección del terapeuta y de acuerdo al paciente.

 

9º) Relajación.

a) En posición cómoda, respirar profunda y lentamente hasta lograr un estado de serenidad interior.

b) Enfocar la atención en cada una de las partes del cuerpo.
 

10º) Asimilación de lo sucedido.

a) Preguntarle al paciente cuál fue su experiencia.

b) Facilitar que integre esa vivencia en su vida diaria.

 

 

TRABAJO CON LAS POLARIDADES

 

Todo evento se relaciona con un punto cero a partir del cual se realiza una diferenciación de opuestos. Estos opuestos manifiestan, en su concepto específico, una gran afinidad entre sí. Al permanecer atentos al centro, podemos adquirir una capacidad creativa para ver ambas partes de un suceso y completar una mitad incompleta. Al evitar una visión unilateral logramos una comprensión mucho más profunda de la estructura y función del organismo.
En términos de polaridades, los sentimientos negativos suelen coincidir con el opuesto que no logra emerger como figura y desequilibra la percepción de su otra polaridad (la aceptada y aceptable). Las emociones negativas son ciertamente esenciales para la dicotomía de la personalidad. No sólo tenemos el deber de exponerlas, sino también el de transformarlas en energías cooperadoras. Durante este proceso encontramos una fase transitoria: el disgusto, vía la codicia, se transforma en discriminación; la ansiedad, vía la excitación, en un interés específico como la hostilidad, excitación sexual, entusiasmo, iniciativa, etc.; el miedo, vía la sospecha, se transforma en experimentación, esto es, en una ampliación de las órbitas de la propia vida; y la vergüenza, vía el exhibicionismo, en autoexpresión.

 

La filosofía básica de la terapia gestalt es la diferenciación e integración de la naturaleza. La diferenciación conduce por sí misma a polaridades. Como dualidades, estas polaridades se pelearán fácilmente y se paralizarán mutuamente.

Al integrar rasgos opuestos, completamos nuevamente a la persona.

Por ejemplo: debilidad y bravuconería se integran como una silenciosa firmeza. Tal persona tendrá la posibilidad de ver la situación total (una gestalt) sin perder los detalles. De este modo, obtiene una mejor perspectiva que le permite enfrentar la situación mediante la movilización de sus propios recursos.

 

TRABAJO CON LOS SUEÑOS.

 

Los sueños ocupan un lugar especial en la terapia gestalt por la inmediatez con que pueden ser vividos y experimentados por el soñante.

 

La técnica que se utiliza para trabajar los sueños y llegar a darse cuenta de su significado para la persona que sueña, consiste en:

 

(1º) pedirle primeramente al soñante que relate el sueño en primera persona y en presente; es decir, que lo relate como si estuviera pasando en este mismo momento. Mediante este sencillo mecanismo, la persona se compenetra más íntimamente con su sueño que si habla simplemente de él.

(2º)A continuación, se trata de localizar el sueño en el espacio, distribuyendo las distintas partes de que se compone como si se estuviera representando en un escenario. Así, el sueño se convierte en una experiencia nueva y viva que hace que la persona adquiera un mayor compromiso con lo que está sucediendo en su sueño.

 

Se trata de que la persona se dé cuenta de aquellas partes suyas que están proyectadas, ya sea en personas, en objetos o conceptos. La alienación se produce cuando la persona niega la existencia en ella de partes que le pertenecen. "Ese no soy yo" decimos cuando algunos aspectos de nosotros no nos gustan. Esto empobrece al individuo y sus intercambios con el mundo se hacen más reducidos y deformes. Pero los sueños no son simples proyecciones, sino que también podrá verse a través de él, el tipo de contacto que está estableciendo el paciente con los demás, la activación de sus angustias, temores y todas las características que puede asumir el contacto en cada persona y en cada momento.

 

 

EL CICLO DE LAS NECESIDADES

 

 Para satisfacer sus necesidades la persona sigue un ciclo llamado de autorregulación, que  se recorre en siete etapas:

 1.   Sensación: La persona experimenta un déficit del organismo, por ejemplo, sequedad de boca.

 2.   Toma de conciencia: La persona pone nombre a la necesidad. En el caso del ejemplo, tengo sed.

 3.   Energetización: La persona se prepara para la acción, en nuestro caso, decidir qué es lo que quiero y dónde voy a conseguirlo.

 4.   Acción: Dirigirse al objeto que satisface la necesidad.

 5.   Contacto: Es el encuentro, la unión, es decir, beber el vaso de agua.

 6.   Consumación: Supone conducir el proceso hasta su plena realización. No quedarse a medias.

Retirada: La plena satisfacción de la necesidad emergente lleva a un periodo de repliegue hacia uno mismo hasta que surge otra nueva necesidad.

 

 Sólo se está disponible para las necesidades emergentes cuando se completaron las anteriores. Por ejemplo, si me voy a la cama con sed hasta que no bebo no puedo dormir.

 Este ciclo se repite, no sólo en lo fisiológico sino también en lo psicológico, una y otra vez de manera espontánea y podemos interrumpirlo inconscientemente por muchos factores. Por ejemplo, a menudo nos encontramos con normas sociales o familiares que interfieren en la satisfacción de nuestras necesidades. ¡Cuántas veces hemos ido de visita, o a un cumpleaños, incluso a un velatorio, sin que nos apetezca y hemos dejado de hacer lo que realmente queríamos!.

 Nuestra necesidad se ve, a menudo, interferida por mensajes familiares. Por ejemplo, si nuestra madre nos dijo que una mujer debe ser siempre sumisa,  complaciente y servicial con su marido, aunque estemos cansadas o en desacuerdo o enfadadas, seguiremos actuando tal como ella nos dijo, aunque sea perjudicial para nosotras.

 

SALUD Y PATOLOGÍA

 

Como se desprende de todo lo dicho hasta ahora, la salud tiene que ver con la capacidad de contactar, con lo interno y con lo externo para así conocer la realidad.

La salud también es aceptación e integración de lo que somos, de nuestros sentimientos, pensamientos y conductas, aunque a veces nos resulten contradictorios.

Y, por último, la salud supone la posibilidad de ampliar nuestros recursos en lugar de repetir siempre lo mismo que aprendimos y que en su momento nos sirvió, pero que ahora es excesivamente rígido.

La enfermedad, por contra, aparece cuando no hay un bueno contacto ya sea con el mundo interno o externo, cuando negamos características o  aspectos personales que nos pertenecen y cuando nuestro comportamiento es excesivamente rígido o repetitivo frente al comportamiento saludable que tiene mayor flexibilidad y creatividad.

 

UN TERAPEUTA GESTÁLTICO:

 

No interpreta, no condiciona ni descondiciona: acompaña. Atiende a la conducta, no a los mentalismos. Atiende al darse cuenta y no a preguntas especulativas; al aquí y ahora en lugar del allá y entonces.

Tiene un estilo directo y activo en el trabajo terapéutico y una preocupación por crear una relación horizontal. Paciente y terapeuta son dos personas embarcadas en una tarea en la que el foco de atención es el paciente; no se fomenta la dualidad de que el sano es el terapeuta y el enfermo el paciente.

El uso del terapeuta como herramienta de cambio, el que apoya lo genuino y confronta lo neurótico del paciente. Sus devoluciones oscilan entre el apoyo y la frustración.

Por último, un terapeuta gestáltico no le dice al paciente lo que ha descubierto acerca de él, sino que le enseña a aprender acerca de sí mismo.

En lo que se refiere al proceso terapéutico, éste no es un producto terminado sino que ha generado una persona que ha aprendido a desarrollar el "darse cuenta" que necesita para solucionar sus propios problemas. El criterio de éxito no es la aceptación social, sino el incremento de la capacidad de darse cuenta del paciente, que se ve reflejado en un aumento y recuperación de su vitalidad y en una conducta más integrada de acuerdo a sus necesidades esenciales y a sus posibilidades.

 

PARA QUE SIRVE LA TERAPIA GESTALT

 

No es preciso sentirse enfermo para solicitar ayuda psicológica; simplemente hay periodos de crisis en la vida en los que la persona hace balance de lo vivido y se replantea nuevos valores o formas de vida. Puede ocurrir que este sea un proceso gradual de maduración o que se deba a un suceso más externo o repentino como puede ser la muerte de un ser querido, un divorcio o la pérdida de un trabajo.

En estos momentos, la ayuda que te prestan las personas cercanas puede no ser suficient0e y no por la falta de interés o de cariño, sino porque la propia cercanía impide una visión más objetiva o imparcial de las situaciones.

Las personas acuden a terapia por malestar o insatisfacción en sus vidas. A menudo refieren que tienen ansiedad sin saber porqué o que no duermen, que lloran por cualquier cosa, que no tienen ilusión por nada como ocurre en las depresiones. Muchas personas asisten a terapia coincidiendo con una crisis con su pareja o en su familia. Los jóvenes se presentan por problemas en los estudios o en las relaciones con los demás, porque no saben qué hacer con sus vidas, falta de alicientes, etc.

A la terapia gestalt acuden no solamente personas en crisis sino también personas que desean mejorar su calidad de vida que, a través del trabajo en grupos de crecimiento personal incrementan la satisfacción que experimentan en su vida cotidiana. En este tipo de trabajo se exploran las relaciones interpersonales, descubriendo qué limites nos impiden disfrutar del contacto con los demás o con nosotros mismos, abriéndonos a experiencias e intereses hasta ahora desconocidos. 

En definitiva, la terapia gestalt persigue la felicidad de los seres humanos, pretende aceptar a la persona sin excusas, sin juicios, sin valoraciones, respetando el ritmo y el proceso de cada uno. No se trata de empujar a la persona sino de acompañarla.

 

La última aportación a la que quiero referirme está contenida en una frase de Perls: "La Terapia Gestalt es algo demasiado bueno como para acotarlo exclusivamente a los neuróticos”.

 

FRITZ PERLS

 

EL TERAPEUTA DE LA REBELDÍA CREADORA            

 

Nació, dicen que de un parto difícil, en Julio de 1892. Con su padre, comerciante de vinos, tuvo tan mala relación que no acudiría a su entierro. De su madre heredó la pasión por el teatro.

A los trece años fue expulsado del colegio por mala conducta.  Su padre intentó sujetarlo como dependiente de una tienda, no pudo. Retomó sus estudios en un colegio liberal humanista donde estudió teatro. Participó como actor dirigido por Max Reinhardt y comenzó sus estudios de medicina.

 

 En 1914 comienza la primera guerra mundial. Perls con 21 años es declarado no apto, a los 22 se incorpora como voluntario en la Cruz Roja, a los 23 es condecorado con la Cruz de Hierro por arriesgarse al atender unos heridos en medio de un bombardeo.

 Terminada la guerra regresa a su casa y a los estudios de medicina, se doctora y con 32 años sigue viviendo con su mamá. Comienza a psicoanalizarse y nada menos que con Karen Horney. Se fascina con el psicoanálisis. Se traslada a Frankfurt donde trabaja en la psicología de la percepción (Gestalt) mientras continúa su análisis con Clara Happel y considera la experiencia un fracaso. Comienza a atender pacientes. Conoce a Lore, su futura esposa.

 

 En 1928 regresa a Berlín y comienza a analizarse con un psicoanalista ortodoxo. Contra la opinión de su terapeuta se casa con Lore.

 

1933, Hitler está en el poder, Perls huye a Holanda donde la pasa muy mal, pero un encuentro con Ernest Jones,  el amigo y biógrafo de Freud lo salva: lo envía a Sud Africa como “didacta”. Crea junto a Lore el Instituto Sud Africano de Psicoanálisis.  Cambia su suerte, a los Perls les va muy bien profesionalmente, tienen un segundo hijo sin embargo Fritz nos cuenta: “Me vi atrapado por la rigidez de los tabúes psicoanalíticos: la hora de 50 minutos de duración, la falta de contacto físico, ocular o social, ningún compromiso personal (¡ contra transferencia!).”

 

 En 1936, a los 43 años Perls viaja a Checoslovaquia para presentar en el congreso psicoanalítico un trabajo sobre resistencias orales, (una heterodoxia absoluta), fue recibido con honda desaprobación. Luego consiguió una entrevista con el mismísimo Freud, con el maestro y Fritz nos cuenta: “...estaba ante mis ojos. Me parecía extraño que no abandonase el marco de la puerta, pero en aquel entonces no sabía nada acerca de sus fobias.

 

Perls - Vine desde Sud Africa para presentar un trabajo y para verlo a Ud.

Freud - Bueno, ¿ y cuando se va de regreso ?

No recuerdo el resto de la conversación...”

 

 El quiebre con el psicoanálisis se hace definitivo.

 

  Al declararse la segunda guerra mundial Perls nuevamente se enrola en el ejército, donde comienza su practica francamente heterodoxa, tiene 49 años. Publica Ego, Hambre y Agresión.

 Con 52 años Perls decide dejarlo todo y viajar a Nueva York, no es muy bien recibido en los ambientes psicoanalíticos, sí en los ambientes contraculturales. En 1951 publica Terapia Gestalt junto a R. Hefferline y P. Goodman. Nace la visión organísmica,  somos una totalidad en contacto con el medio, esa es la unidad. Con Lore crea el New York Gestalt institute y luego el de Cleveland.

 

 A los 63 nuevamente lo deja todo, se separa de Lore que queda a cargo del instituto.  Viaja a Miami, luego a Los Angeles. Durante estos años vive un romance pasional con Marty, mucho menor que él, lo torturan los celos. Tiene problemas cardíacos, termina con Marty.

 A los 69 decide viajar por el mundo y viaja todo un año, ingresa a un monasterio Zen en Japón, luego viaja a Israel y explora el uso del LSD.

Regresa a Estados Unidos y a los 72 años se instala en Esalen donde comienza su etapa más brillante. Escribe su descarnada, escandalosa y liberadora autobiografía Dentro y Fuera del Tarro de la Basura y una obra que marca una revolucionaria aproximación al trabajo con los sueños: Sueños y Existencia. Hace películas con sus sesiones y talleres, se produce un peregrinaje de intelectuales hacia Esalen. Se convierte en el centro de la tercera ola de la psicología humanística. Perls y la terapia Gestalt son reconocidos en Estados Unidos y en el mundo, la Gestalt obtiene un lugar en el mapa de las psicoterapias.

 

El gitano incansable a los 75 años se va a fundar un nuevo centro gestalt, esta vez al lago Cowichan, en Canadá.  Enfermo es operado en Chicago y muere a los 77 años de un infarto.

 

Fritz nos dejó entre tantas cosas estas frases:

 

Aprender es darse cuenta que algo es posible. Enseñar es mostrar que algo es posible.

Si querés ser un buen terapeuta gestáltico tenés que estar dispuesto a desprestigiarte.

No estoy en este mundo para cumplir con tus expectativas, y vos no estás en este mundo para cumplir con las mías.

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

Perls F.,  El Enfoque Gestáltico, Ed. Cuatro Vientos, Chile

Perls F.,  Dentro y Fuera del tarro de la basura, Ed. Cuatro Vientos, Chile

Perls F.,  Sueños y Existencia, Ed. Cuatro Vientos, Chile

Fritz Perls, El Terapeuta de la Rebeldía Creadora, Andrés Molteni, http://www.psicologiagestalt.com

Qué es la Psicología Gestalt, Andrés Molteni, http://www.psicologiagestalt.com

La Gestalt, http://www.livanic.bipx.com/

 

 

 

¿Qué es la Terapia Cognitivo Conductual?  

 Por: Lic. Ariel Minici, Lic. Carmela Rivadeneira y Lic. José Dahab  

Revista de Terapia Cognitivo Conductual n° 1 | Julio 2001  

http://revista.cognitivoconductual.org/     

 Llamativamente, en la cultura de una ciudad donde las ideas psicológicas han  sabido ganar su lugar, la Terapia Cognitivo-Conductual, un modelo de intervención  en clínica psicológica muy desarrollado en otros países, no ha tenido sino una  escasa trascendencia.

 

Sólo en los últimos años se observa un modesto interés hacia la misma, favorecido  quizás, por la búsqueda de alternativas más breves en los tratamientos psicológicos,  por la aparición de nuevas patologías o sencillamente, por la globalización, que nos  trae información sobre los modos de abordaje hegemónicos en otr os lugares del  mundo…  

 

En verdad, es una tarea sumamente difícil caracterizar en pocas palabras todo lo  que es y, no menos importante, lo que no es la Terapia Cognitivo-Conductual.  Recorramos, a manera de introducción, la historia del desarrollo de este nuevo  visitante que desde hace poco tiempo golpea las puertas de nuestra cultura “psi”.  La Terapia Cognitivo-Conductual posee cuatro pilares teóricos básicos. El primero  de ellos, surge a fines del siglo pasado a partir de las investigaciones del fisiólogo  ruso Ivan Pavlov, quien accidentalmente descubre un proceso básico de aprendizaje  que luego llamaría Condicionamiento Clásico. Muy sucintamente dicho, se trata de  un proceso por el cual los organismos aprenden relaciones predictivas entre  estímulos del ambiente.  

 

En el experimento típico de Pavlov, un perro aprendía a salivar ante el sonido de un  metrónomo cuando éste había sido presentado sucesivas veces antes de la  administración de comida. De esta manera, el sonido juega el papel de una señal que anticipa la aparición de un fenómeno relevante para la vida del organismo, el  cual responde en consecuencia.  

Sobre los trabajos de Pavlov es que se inspira uno de los autores más conocidos y  más asociados con la Terapia Cognitivo-Conductual, justamente, John B. Watson,  quien aplicando los principios del condicionamiento clásico para remitir la fobia de un  niño, funda las bases de lo que luego se conoce como el conductismo. Y con  respecto a esto vale la pena realizar algunas aclaraciones. El conductismo  watsoniano representa actualmente más las bases metodológicas del modelo que un  cuerpo teórico de principios explicativos de los cuales se deriven técnicas de  intervención.

 En efecto, comúnmente se realiza una distinción entre el “conductismo watsoniano o  radical” y el “conductismo metodológico”. Y en verdad, esto último es lo que hoy  conservamos en Terapia Cognitivo-Conductual de los aportes de Watson; su énfasis  en el comportamiento como tema de la psicología y en el uso del método científico  como un modo de estudiarlo. Nada más que eso, o mejor, nada menos que eso…  Hacia el año 1930, las investigaciones de F. B. Skinner plantean la existencia de otro  tipo de aprendizaje, el Condicionamiento Instrumental u Operante, proceso por el  cual los comportamientos se adquieren, mantienen o extinguen en función de las  consecuencias que le siguen. La gran cantidad de investigaciones desarrolladas a la  luz de estos dos paradigmas mencionados pasaron a formar lo que se conoce como  Teoría del Aprendizaje, la cual históricamente ha nutrido con hipótesis a la Terapia  Cognitivo-Conductual.  

 

Hacia la década de 1960 los trabajos encabezados por Albert Bandura comienzan a  conformar un nuevo conjunto de hipótesis, cuyo énfasis recae en el papel que la  imitación juega en el aprendizaje. Las investigaciones llevadas a cabo en esta línea  cobran cuerpo en la “Teoría del aprendizaje social”, desde la cual se afirma que el  aprendizaje no sólo se produce por medio de la experiencia directa y personal sino  que, fundamentalmente en los seres humanos, la observación de otras personas así  como la información recibida por medio de símbolos verbales o visuales constituyen  variables críticas.  

Y sólo a manera de comentario, agreguemos que Bandura se halla también muy  involucrado en la formulación de modelos cognitivos. De hecho, hacia la misma  época, un movimiento quizás algo reaccionario al conductismo radical, comienza a  estudiar los inicialmente denominados “eventos privados”, vale decir, pensamientos,  diálogos e imágenes internas, creencias, supuestos, por sólo nombrar algunos de los  tópicos cubiertos por los así llamados “modelos cognoscitivos”.  Mencionemos a Aaron Beck y Albert Ellis como dos de los representantes  principales en lo que a la clínica se refiere. Aunque desarrollados de manera  relativamente independiente, sus dos modelos de intervención terapéutica  denominados, respectivamente, Terapia Cognitiva y Terapia Racional Emotiva; en lo  esencial, coinciden. En efecto, ambos hacen hincapié en las influencias que el  pensamiento ejerce sobre las emociones, aunque, desde el inicio, admiten que no  toda la vida emocional puede explicarse por el pensamiento.

 Por otra parte, el pensamiento de un individuo refleja su sistema de interpretación  del mundo, vale decir, un conjunto de creencias, supuestos y reglas subyacentes  que por lo general no son plenamente conocidas por las personas.

  Estos son, en breve, los cuatro pilares básicos de la Terapia Cognitivo-Conductual:  aprendizaje clásico, aprendizaje operante, aprendizaje social y aprendizaje cognitivo.  De ellos se han desprendido múltiples líneas de investigación. En efecto, a fin de  explicar la complejidad del comportamiento humano es preciso poner en conjunción  no sólo los principios derivados de los paradigmas mencionados, sino considerar  otros desarrollos de la investigación contemporánea que no se oponen ni excluyen a  los aspectos aquí tratados.

 Particularmente, en lo que se refiere a la práctica de la Terapia Cognitivo- Conductual, las técnicas utilizadas combinan en diversos grados principios  provenientes de múltiples líneas de investigación. En suma, dado el carácter  científico de la Terapia Cognitivo-Conductual, ella se nutre, sencillamente, de la  investigación psicológica contemporánea. En este sentido, no es una teoría ni una  escuela psicológica, sino que se caracteriza mejor como un marco metodológico. No  importa tanto el origen de las hipótesis sino el que ellas hayan pasado por la prueba  empírica que exigen los criterios metodológicos.

  La intervención terapéutica en Terapia Cognitivo-Conductual se estructura en tres  pasos. El primero contempla la evaluación cuidadosa del caso, se refiere al  momento de formular hipótesis explicativas acerca de los problemas que trae la  persona y trazar los objetivos del tratamiento. Esas hipótesis conducen a la segunda  fase, la intervención propiamente dicha, vale decir, el empleo de técnicas  terapéuticas orientadas al logro de los objetivos planteados. Finalmente, la tercera  fase, el seguimiento, consiste en la evaluación de la aplicación de programa  terapéutico y la realización de los ajustes necesarios para el mantenimiento de los  cambios.

 Una de las críticas más difundidas hacia la Terapia Cognitivo-Conductual afirma que  los síntomas retornarán una vez eliminados, vale decir, que habrá recaídas o  sustitución de síntomas. Sin embargo, gran cantidad de estudios de seguimiento ha  demostrado que la mayoría de las veces este fenómeno no se produce.

 Las investigaciones que reportan recaídas corresponden a trastornos en los cuales  ninguna estrategia psicológica ha mostrado una eficacia significativa, tal es el caso  de la Esquizofrenia o el Trastorno Antisocial de la Personalidad. Por otra parte, los  índices de eficacia de la Terapia Cognitivo-Conductual para algunos grupos de  síndromes, como los trastornos de ansiedad, rondan el 90 % de casos recuperados  o muy mejorados en estudios de seguimiento a más de dos años.  Estos datos se vuelven especialmente relevantes si se considera la alta incidencia  de este tipo de patologías. No obstante, en los trastornos por dependencia a  sustancias psicoactivas, los índices de eficacia bajan abruptamente, sólo la mitad de  los pacientes tratados en comunidades terapéuticas que operan con los principios de  la Terapia Cognitivo-Conductual se mantienen abstinentes por más de dos años. Y  aunque desalentadoras, estas cifras son las más elevadas que hasta la actualidad  se han reportado en lo que a la dependencia química se refiere.

 Quizás, esta serie de críticas surja de la concepción de que los tratamientos  adecuados deben identificar indefectiblemente las “causas” de los síntomas. En  verdad, en Terapia Cognitivo-Conductual no ignoramos las “causas” de los síntomas;  todo lo contrario, ellas juegan un rol muy importante en la elección de las estrategias  terapéuticas.

 Sin embargo, no es en el contexto clínico donde procuramos identificar esas causas;  la clínica constituye el ámbito de aplicación de los conocimientos que han nacido y  se han validado en otro contexto, el de investigación. Él nos provee de hipótesis y  teorías explicativas acerca del comportamiento humano, las cuales articulamos en  cada caso individual a fin de elegir las estrategias terapéuticas adecuadas,  justamente, en esto consiste el primer paso de la terapia, la evaluación.

  Tal vez esta confusión se deba al hecho de que en Terapia Cognitivo-Conductual el  acento no esté puesto en las “causas” relacionadas con la historia personal del  paciente, sino muy especialmente en aquéllas provistas por las teorías explicativas  del comportamiento humano.

 En suma, el modelo cognitivo-conductual constituye un movimiento contemporáneo  de integración mucho más amplio que un paquete de técnicas. Posee lineamientos  éticos y bases filosóficas y metodológicas determinadas, acordes a la precisión y  especificidad de las ciencias del comportamiento.  

 

Bibliografía:

 

·       Navarro Cueva, R.: (1994) “Del condicionamiento clásico a la Terapia  Conductual Cognitiva: hacia un modelo de integración”, en Aprendizaje y  Comportamiento, vol. 10, A.L.A.M.O.C., Lima.

·        o  Belloch, A., Sandín, B. y Ramos, F.: (1995) “Manual de Psicopatología”, vol. 1,  McGraw-Hill/Interamericana de España, Madrid.

·        o  Sheldon, B.: (1995) “Cognitive-Behavioural Therapy. Research, practice and  philosophy”, Routledge, London.  

 

 

EMDR - Reprocesamiento en las redes neuronales

 

Es un abordaje psicoterapeútico para el tratamiento de las dificultades emocionales causadas por experiencias difíciles en la vida del sujeto, desde fobias, depresión, ataques de pánico, duelos o incidentes traumáticos en la infancia hasta accidentes y desastres naturales.

 

También se usa EMDR para aliviar la angustia y/o la fobia de hablar en público, para mejorar el rendimiento en el trabajo, en los deportes, etc. y en las problemáticas cotidianas.

 

EMDR como método combina elementos teórico-clínicos de otras teorías psicológicas (procesamiento bioinformacional, psicología cognitiva, gestalt, sistemas familiares y psicodinámica). Para muchos pacientes EMDR resulta de mayor ayuda para sus problemas que otras terapias convencionales.

 

El abordaje empleado en EMDR se sustenta en tres puntos:

 

1) experiencias de vida temprana;

2) experiencias estresantes del presente y

3) pensamientos y comportamientos deseados para el futuro.

 

El tratamiento con EMDR puede ser desde 3 sesiones para un caso simple hasta más de un año para problemas complejos.

EMDR es un abordaje centrado en el paciente que permite que el terapeuta estimule los mecanismos de curación inherentes al propio sujeto. Pone en marcha un sistema de procesamiento de información del cerebro.

 

El método EMDR es una técnica de alta eficacia y las investigaciones a las que ha sido sometido este método a lo largo de los últimos veinte años, lo convierten en uno de los tratamientos psicoterapéuticos que cuentan con mayores estudios de validación científica.

Fue desarrollada por Francine Shapiro desde 1987.