Sobre la Psicopatología de Jaspers

(compilación y análisis de la autora)

Lic. Rita Giardino

Introducción

Fue el hijo mayor de tres hermanos. Sus ancestros eran campesinos, pastores y comerciantes que vivían en el norte de Alemania. Era un niño enfermizo desarrollando bronquiectasias durante su adolescencia, por lo que estuvo bajo cuidado médico permanente durante toda su vida.

En sus estudios tuvo un comportamiento caracterizado por su independencia frente a sus profesores, a quienes criticaba permanentemente, lo que le trajo dificultades con las autoridades educacionales, por lo cual fue sancionado frecuentemente.

Se incorporó a la escuela de Derecho pero sólo para satisfacer los deseos de su padre, que era abogado y banquero, pero al año siguiente comenzó los estudios de medicina en Berlín, luego en Gottingen para concluirlos en Heidelberg, donde posteriormente fue asistente de Franz Nissl en la cátedra de Psiquiatría.

Contrajo matrimonio con Gertrudis Mayer en 1910 durante sus años de estudiante.

Vió a su sociedad amenazada, en lo político, por el comunismo y por el fascismo; en lo social, por la masificación que la técnica traía consigo; y, en lo espiritual, por las tesis simplificadoras que el marxismo, el psicoanálisis y la teoría de las razas predicaban del ser humano.

En 1913 publica la Psicopatología General, que fue escrita a los 30 años, su obra de mayor importancia en psiquiatría y que se constituye en un hito en los estudios de Psicopatología.

Tuvo un cargo en la Universidad de Heidelberg, en la clínica psiquiátrica hasta el año 1915. Durante este periodo Jaspers solo entrevistaba a los pacientes que le interesaban, no tenia obligaciones horarias ni asistenciales, libertad que logra pues no recibía salario durante su estadía en Heidelberg.

En su relación con los enfermos, en el examen crítico de la literatura médica y en la investigación de las complejas y múltiples facetas de la realidad en los enfermos mentales, madura en él una idea trascendente: los hechos conocidos y las teorías interpretativas no se hallan en un único plano, sino que dependen de las cuestiones planteadas, de los supuestos y de los métodos que, en cada caso, exploran únicamente una disección específica de la realidad.

 La comprensión de la individualidad, la investigación de las relaciones existentes y la aprehensión de la totalidad se condicionan y posibilitan mutuamente. La explicación y la comprensión son métodos irrenunciables que, en su diversidad precisamente, concuerdan con la multidimensionalidad del ser humano. Sólo la diversidad de teorías hace justicia al ser humano en su totalidad.

Posteriormente mostró un mayor interés por la filosofía y en 1921 obtuvo la cátedra de filosofía, la que mantuvo hasta 1937.

En el periodo que elabora su Psicopatología están presentes corrientes tales como el positivismo, el psicoanálisis, la filosofía de Hegel y la fenomenológica.

Las ideas de Jaspers se enmarcan en la corriente fenomenológica y recibirá de la fenomenológía de Husserl (1859-1940) una influencia de la cual luego se alejará, en cuanto considera que el análisis llevado a cabo por este autor representa un distanciamiento del hombre concreto, inserto en la cotidianeidad de su acontecer como un “ser en el mundo”. El hombre, para Jaspers, deberá ser analizado como una pregunta por el ser, en cuanto este ser es existente. No se trata de preguntar desde un sujeto que objetiva su entorno considerando al ser humano como un objeto puro del conocimiento, tal como se desprende de un filosofar esencialista a la manera de Husserl, sino que, por el contrario, éste deberá ser comprendido como un ser o un estar en el mundo, en su existencia concreta, lo que “es para sí y se encamina hacia su propia trascendencia” .

En 1935, en sus lecciones «Vernunft und Existenz» [Razón y existencia], Jaspers introduce un énfasis distinto al cambiar la interrogación sobre el ser por la interrogación sobre lo circunvalante (Umgreifende), descrito como aquello que no es visible en sí como horizonte, pero sobre cuyo fondo se perfila todo nuevo horizonte. Este circunvalante se divide reflexivamente en el ser mismo, que todo lo es, en el cual y por medio del cual somos, y que Jaspers denomina mundo y trascendencia, y el ser que somos nosotros mismos y en el cual se nos presenta toda forma determinada de ser. Jaspers se representa este circunvalante como ser-ahí (consciencia en general, espíritu y existencia posible).

La realidad tal como es y especialmente el sentido y las características de lo mental permanecen desconocidos en sí mismos, sostiene Jaspers. Lo que conocemos de la realidad mediante las ciencias naturales es solo un constructo teórico donde el enlace entre teoría y realidad es un salto llevado a cabo por nuestra razón al formular leyes que rigen o representan lo real. Las leyes solo corresponden a un artificio, las teorías científicas se destacan por su provisionalidad y arbitrariedad y no representan, según la fenomenológia, la verdadera naturaleza del ser humano en cuanto sujeto que posee mente y vida psíquica.

Las ciencias y el método experimental ejercen su acción sobre la realidad constituida como un objeto, es decir, efectúa una separación entre sujeto-objeto de modo tal, que el ser humano, su mente, su psiquismo son reducidos a hechos objetivos para ser estudiados mediante ya sea la experimentación o la observación. De este modo, el ser humano no es comprendido como una totalidad, sino que es reducido a hechos espacio-temporales determinados, tal como sucede por ejemplo en la física, la química, etc.

El fenomenólogo debe trascender los limites que le impone el método científico, debe superar las ciencias experimentales y situarse en otro ámbito desde el cual le sea posible captar, estudiar y comprender lo mental. Este nuevo campo será el de la conciencia del sujeto donde se podrá obtener la validez de todo conocimiento posible.

Para la fenomenología el acontecer es el ser mismo.

El fenómeno, aquello que es capaz de ser comprendido, estudiado por la conciencia, no le subyace nada, no posee un substrato más allá del propio fenómeno, es lo que se da directamente frente a la conciencia para descubrir su verdad.

Como fenómeno, lo psíquico es diferente a lo corpóreo, que puede ser estudiado o se rige por las leyes de las ciencias naturales. Para el fenomenólogo el cuerpo se constituye como un fenómeno ante la conciencia de aquel que lo estudia. Lo fenomenal actúa como un flujo, nunca los fenómenos son iguales unos de otros, no permanecen idénticos, es acontecer puro, no pueden ser naturalizados, pues si lo hacen se escapa lo esencial.

Jaspers define la fenomenológía de esta manera:

“Tiene la misión de representar intuitivamente los estados psíquicos que experimentan los enfermos, según sus condiciones de afinidad, se limitan, se distinguen y se aplican términos precisos. Con esta finalidad se describen las manifestaciones externas del estado anímico, se estudian sus condiciones, se comparan entre ellas mediante autodescripciones y confidencias de los enfermos” .

Para Jaspers la fenomenología es un procedimiento empírico que surge de la comunicación de los enfermos, de la experiencia descrita por medio de categorías sistemáticas, formulaciones y comparaciones contrastantes, exhibición del parentesco de los fenómenos, su ordenamiento en series y sus transiciones. Se debe buscar la imparcialidad en la contemplación del fenómeno a través de un esfuerzo critico y trabajo laborioso. Se trata de una captación directa, sin prejuicios de lo psíquico, tal como es, en su existencia real.

Solo lo que está en la conciencia debe ser representado y analizado, dejando de lado las teorías, las interpretaciones, las construcciones psicológicas, las apreciaciones subjetivas. Hay que informarse de todo fenómeno psíquico, de toda vivencia en la exploración de los enfermos y en sus autodescripciones. Se debe ejercitar la contemplación de lo experimentado directamente por los enfermos para reconocer lo propio del fenómeno.

Concepto de Psicopatología en Jaspers

Dice Jaspers que el objeto de la Psicopatología es el acontecer psíquico realmente consciente.

La Psicopatología estudia al hombre que tiene por característica el ser libre, la reflexión, el espíritu, a diferencia del animal, que cumple automáticamente con las leyes naturales. El hombre en sus enfermedades somáticas es semejante al animal, pero las enfermedades psíquicas representan algo nuevo ya que afectan el alma. El alma no es para el psicopatólogo un objeto, sino que son sus expresiones, sus manifestaciones somáticas, el lenguaje, las obras, los que pueden ser estudiados. No es un objeto con cualidades, sino un ser en el mundo. Es devenir, desarrollo, diferenciación, nada definitivo y acabado.

La conciencia es la manifestación del alma. La conciencia es primariamente interioridad de un vivenciar. Es conciencia objetiva, un saber de algo y se diferencia de lo inconsciente y lo extraconsciente.

Para poder dar explicaciones hay que atribuir al alma una estructura extraconsciente teóricamente imaginada para estos fines explicativos. El alma como vivencia es la superficie de algo más profundo que solo puede ser entendido en forma indirecta a través de nociones teóricas. éstas nunca son probadas en sí mismas, sino solo por sus consecuencias, objeto de los mecanismos extraconscientes. Lo inconsciente está, por un lado, conformado por lo inadvertido que se hace consciente en determinados momentos, y lo extraconsciente que nunca puede ser advertido y también nunca puede ser demostrado.

CIRCUNVALENTE (SER AHÍ)

El método de la Psicopatología

El método fenomenológico se enfrenta de un modo diferente a como había sido la posición del investigador hasta esa fecha. Previamente el observador anotaba las conductas externas del individuo, por ejemplo el tema de los delirios, tipos de pensamiento, describiendo los síntomas en forma externa. Estas vivencias morbosas, dice Jaspers, deben delimitarse y distinguirse en la forma más exacta posible. Se trata de ahondar en los síntomas tanto externos como subjetivos, los que se manifiestan en la intimidad del sujeto que son los de mayor valor diagnostico. Esto fue novedoso para la época de Jaspers ya que el psiquiatra no es ya un mero observador, sino que intenta experimentar estas vivencias. Es necesario que el enfermo escriba o relate sus vivencias morbosas espontáneamente de la forma más exacta posible y libre de cualquier influencia.

En resumen, el método fenomenológico se relacionará solo con lo que es realmente vivenciado, con lo intuible y no con aquello que considere un supuesto teórico. En lugar de la mirada se inaugura la escucha fenomenológica. No es igual a la psicoanalítica, pero también se escuchan sueños, síntomas, relatos intersubjetivos.

La fenomenológía sigue el pensamiento psicogenético, según el cual lo psíquico produce lo psíquico.

Un concepto importante en la Psicopatología lo constituye la diferenciación entre comprensión y explicación. Estos conceptos resumen las distintas formas de acercamiento a lo mental, representado por la explicación científica y la comprensión fenomenológica.

A pesar de que su obra se encuadra en la corriente fenomenológica, la psicopatología comprensiva también es científica natural basada en la observación, el registro de datos y la verificación de hechos. Toda su Psicopatología explicativa es científica natural fundamentada en la búsqueda de las causas cosmobiológicas que explican fenómenos psíquicos. En la psicopatología jasperiana lo psíquico sano y enfermo se comprende y se explica. El mismo hecho puede ser comprendido, por ejemplo, una estructura psicopatológica con agitación psicomotora, como consecuencia de una reacción vivencial motivada por un suceso conmocional intensamente emotivo como una violación sexual; y puede ser explicado, por ejemplo: una estructura psicopatológica con agitación psicomotora, como efecto de una intoxicación aguda causada por ingesta de anfetaminas y alcohol.

El fenomenólogo objetiva este discurso mediante los conceptos de Dilthey de comprensión, explicación, desarrollo y proceso, y lo que hace del siguiente modo:

  • Una primera posibilidad es cuando el psiquiatra comprende (comprensión) a su paciente por identificación, empatía, etc., en cuyo caso estamos frente a un ‘desarrollo’.

 

  • Otra posibilidad es cuando el discurso se hace incomprensible, extraño, ajeno, etc., y entonces requiere ser explicado (explicación): en este caso lo incomprensible son designados ‘procesos’. El termino proceso proviene de sus antecesores, pero con Jaspers este concepto adquirió relevancia. El proceso no es una comprensión, sino una explicación, pero esto no quiere decir que al interior de un proceso psicotico no existan elementos comprensibles. Posteriormente el termino proceso adquirió un valor pronóstico, asociándose a una mala evolución de los cuadros clínicos. Esta segunda línea teórica sigue vigente en la actualidad (por ejemplo Mincovsky, en Francia).

 

Plantea una triple investigación para reunir los datos subjetivos (fenomenológicos) de la forma de las vivencias y de los datos objetivos percibidos en los rendimientos en los fenómenos somáticos, las expresiones, la conducta en el mundo circundante y la obra producida así como los datos del contenido objetivo de la vida psíquica del paciente, manifestada oralmente en su discurso mediante la conversación entablada y sostenida por el investigador. Básicamente tenemos tres momentos de la investigación:

  • del vivenciar ( en sus “formas” momento fenomenológico empírico )
  • del percibir ( los hechos y su expresión significativa )
  • del registrar lo dicho ( lo hablado, lo manifestado )

Esto nos dará el conjunto de datos necesarios para consolidar el territorio de lo comprensivo real de la vida psíquica de cada paciente, territorio de lo comprensivo puro en el cual relacionaremos unas vivencias con otras en un nexo de conexión total que tendrá o no “sentido” en cuanto totalidad comprensible real respecto al caso personal. En esta tarea de articular los contenidos de las vivencias genéticamente eslabonadas, covivenciando el surgimiento de una desde otra ya estamos en plena Psicología Comprensiva.

O sea que la tarea de exploración, de descripción de las vivencias, de observación y registro de datos objetivos, no es la psicología comprensiva. Es la tarea previa a la psicología comprensiva, ésta consiste en relacionar las vivencias y eslabonarlas por evidencia del surgimiento de unas y otras hasta obtener una totalidad comprensiva empática con clara significación humana. Esta es la verdadera Psicología Comprensiva de Jaspers.

En el territorio estrictamente científico psicopatológico debemos atender fenómenos y hechos comprensibles por motivaciones desde “dentro” y/o explicables por causas desde “fuera”, y aún queda un territorio que no es científico, que no pertenece a la psicopatología, que siendo “incomprensible” para la psicología comprensiva reglada por la triple investigación previa y por la concatenación de las vivencias eslabonadas empáticamente, no pertenece a lo explicable por causas sino a “lo posible humano”, al territorio filosófico (no científico) de la probabilidad, el proyecto, la elección, la responsabilidad, el cuidado de la existencia, la aparición de “lo nuevo”.

Psicoterapia en Jaspers

El aspecto más importante en la relación médico-paciente, dice Jaspers, es una comunidad existencial que va más allá de toda terapia.

El médico no se podrá distanciar totalmente del paciente, siempre existe alguna simpatía o antipatía, debe colocarse en el lugar del enfermo. El paciente busca un destino y el médico le ayuda a su esclarecimiento, ya que ambos poseen un destino, aunque en el paciente la libertad le está restringida por el proceso patológico. El médico es una autoridad para el paciente, pero también es existencia para una existencia pues ambos buscan la trascendencia.

Los limites de la psicoterapia son:

  1. Nunca puede suplantar lo que aporta la vida misma. De hecho, no se debe olvidar que se trata de un procedimiento artificial.
  2. El ser del hombre en sí no puede cambiar. Existe un carácter que persiste, originario e incluso ontológico. Toda terapia debe reconocer este “ser así” para que se ajuste a estos limites. Se trata no de redimir al hombre sino de iluminarlo, pues cada hombre posee una filosofía acerca de su propia existencia.

De este modo, la realidad del mundo circundante y lo dado por el “ser así” constituyen los limites del esfuerzo psicoterapéutico, en el cual el médico y el paciente deben estar comprometidos dando lugar a la modestia, a la renuncia, como también a nuevas posibilidades en la vida del paciente.

La autoridad puede ser benéfica pero se debe considerar la “transferencia” propuesta por Freud con respecto a los impulsos hacia el médico, la que debe ser reconocida y superada.

El médico siempre provoca un efecto moral o psíquico en sus pacientes.

Un peligro proveniente del médico es el fanatismo en los esquemas científico-naturales, al basarse en los resultados de la medicina somática, de la fisiología, de las ciencias naturales. El médico deberá buscar una posición intermedia entre el ideal científico y la libertad del sujeto. Debe actuar sin prejuicios, en forma bondadosa.

Además, un determinado médico solo es buen terapeuta para un determinado círculo de personas a los que se ajusta y buscan la terapia con el.

El psicoterapeuta debe autoesclarecerse, debe ayudarse a sí mismo, y de ahí la demanda por un tratamiento autoinstructivo, que debe ser supervisado. La psicoterapia debe utilizarse en sujetos con enfermedades o bien como ayuda para todos los que no necesariamente padecen de trastornos importantes.

Los terapeutas deben ser superiores en cuanto a sabiduría, ser bondadosos; debe existir vocación; solo las personas maduras pueden dedicarse a la psicoterapia.

Debe ser un hombre culto que además se conozca a sí mismo. La capacidad de comprensión, depende de la información, de las experiencias vividas y del conocimiento adquirido sobre un esbozo de la existencia. Además de la mayor o menor capacidad de empatía personal, el psicólogo comprensivo, comprenderá más a los seres humanos en su infinita variabilidad cuanto más haya aprendido de los grandes mitos y de la obra de ciertos filósofos, literatos, poetas, novelistas y ensayistas que nos legaron magníficos estudios comprensivos.

Deben existir instituciones que den normas de derecho y prevengan los peligros a que puede llevar la psicoterapia como instrumento de poder social.

Conclusión

Jaspers efectúa un profundo estudio de los pacientes, con análisis minuciosos de las historias clínicas, intentando ver en ellas lo central del acontecer psíquico, comprendiendo las relaciones psíquicas que se establecen en la conciencia del individuo, lugar donde se desenvuelve la Psicopatología. Un enfermo bien estudiado dará claridad sobre la naturaleza de lo mórbido, intentando vincular las vivencias con el entorno y con las circunstancias concretas en que se desenvuelve el individuo.

Ningún ser humano es igual a otro, como tampoco los cuadros patológicos son idénticos; sin embargo, existen semejanzas que es necesario descubrir.

En un comienzo relaciona las vivencias comprensibles con los motivos, pero después con aspectos sanos incomprensibles relacionados con la biología, como por ejemplo los cambios maduracionales, crisis de la pubertad y climaterio.

La comprensión hace uso tanto de la razón como de la empatía.

Pensaba que la comprensión subjetiva podía permitir una diferenciación entre lo sano y lo enfermo, entre “desarrollo sano y proceso enfermo”.

Se puede decir que para Jaspers “la práctica médica y la filosofía eran para el una misma cosa. El ser médico era su filosofía concreta”. Existía una admiración por el filosofar que se traducía en su propia personalidad.

El hombre, según Jaspers, asume su libertad que lo compromete en su existencia, toma decisiones libres que guardan armonía con su desarrollo personal buscando su propio destino. Este es el resultado de un desarrollo reciproco entre las influencias externas al individuo y su disposición interna.

La autenticidad del ser humano será para Jaspers el resultado de su libertad, aunque ésta a menudo no pueda manifestarse en forma permanente y solo se consigue después de un laborioso esfuerzo, especialmente en las enfermedades mentales.

BIBLIOGRAFÍA

– Historia de la Psiquiatría, Santiago Stucchi Portocarrero, Médico Psiquiatra

http://www.galenonet.com/Psiq/hispsi.htm

– Concepto y campo de la Psiquiatría, Patricia Rubí González, www.monografias.com

– Reseña histórica de la psicopatología, Grunfeld B.. Clases dictadas durante 1996 en la cátedra de Psicopatología de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires, Argentina. http://www.galeon.com/pcazau/resps_index.htm

– El legado de Karl Jaspers, Fernando Ivanovic-Zuvic Revista chilena de Neuro-psiquiatría, v.38 n.3 Santiago jul. 2000,  http://www.scielo.cl

– Karl Jaspers, Hermann Horn, http://www.ibe.unesco.org/International/Publications/Thinkers/ThinkersPdf/jasperss.pdf.

Cerrar menú
error: Content is protected !!